Está en Refranero Castellano > Refranes sobre el dinero

REFRANES SOBRE EL DINERO

Agua de enero, cada gota vale un dinero.
A borracho o mujeriego, no des a guardar dinero.
A borracho o mujeriego, no fíes la bolsa del dinero.
Ahorra, ahorrador, que ya vendrá el derrochador.
A dinero en calderilla, poca y mala musiquilla.
A dinero en mano, el monte se hace llano.
A dineros pagados, brazos cansados.
A dineros pagados, brazos cruzados.
A la boda del herrero cada cual con su dinero.
A la mujer ni todo el dinero ni todo el querer.
A la vejez, dinero y mujer.
Al buen pagador no le duelen prendas.
Al fin postrero, el dinero es del banquero.
Al mal pagador, más vale darle que prestarle.
Al pagar dinero, pesar y duelo.
Amigo lisonjero, festeja a tu mujer o a tu dinero.
Amigo que no presta y cuchillo que no corta, que se pierdan poco importa.
Amigos, hasta de aquí a la mar; pero de prestarle dinero, ni hablar.
Amigo sin dinero, eso quiero; que dinero sin amigo, a veces no vale un higo.
Amigo verdadero: no va contra tu honra ni contra tu dinero.
Amigo viejo, vale mas que el dinero.
¿Amigos?... amigo es el dinero.
Amigos que no dan y vecinos que no prestan, quedar mal poco cuesta.
Amor con amor se paga y lo demas, con dinero.
Amor, dinero y cuidado, no pueden ser disimulados.
Amor, tos y dinero, llevan cencerro.
Amor y dinero nunca fueron compañeros.
Andaluz con dinero y gallego con mando, estoy temblando.
Antes me muero que prestar dinero.
Aunque salga de manos asquerosas, el dinero siempre huele a rosas.
Ayer me negó un bocado, pero hoy me pide prestado.
Barco en varadero, no gana dinero.
Barriga y con poca vista, desalmado y prestamista.
Bien me quieres, bien te quiero, no me toques el dinero.
Bien te quiero, bien te quiero, mas no te doy mi dinero.
Bolsa sin dinero, la llamo cuero.
Buen amigo y compañero es el que no nos pide dinero.
Buenas costumbres y dineros hacen de los hijos caballeros.
Como tengo dinero, tengo cuanto quiero.
Compra con tu dinero y no con el ajeno.
Con coche y dinero, tocas pandero.
Con dinero no se olvidan los encargos.
Con salud y con dinero hago lo que quiero.
Con salud y dinero, hago cuanto quiero.
Contra todos los vicios, poco dinero.
Cortesia de sombrero, hace amistades y no cuesta dinero.
Cuando el dinero habla, la verdad calla.
Cuando el dinero habla, todos escuchan.
Cuando el dinero sale por la puerta, el amor sale por la ventana.
Cuando hay dinero de pormedio se olvidan de la lealtad.
Cuando prestes dinero, sé prudente, que hay quien suele pagar con un valiente.
Cuando se trata de dinero todos somos de la misma religion.
Cuando te convida el tabernero, te convida con tu dinero.
Cuerpo descansado, dinero vale.
Dame consejos sanos y dinero para ejecutarlos.
Dame dinero y no consejos.
De arriero a arriero no pasa dinero.
De barbero a barbero no pasa dinero.
De cola de perro y llanto de mujer, la mitad has de creer.
De dinero y bondad, quita siempre la mitad.
De dinero y bondad, siempre la mitad.
De dinero y calidad, la mitad de la mitad.
De dinero y santidad, la mitad de la mitad.
De la mujer y el dinero, no te burles caballero.
De la mujer y el dinero no te burles compañero.
De la mujer y el dinero, no te fíes compañero.
De levante a poniente, el dinero es un señor omnipresente.
Del pobre la bolsa, con poco dinero rebosa.
Del que tiene dinero suenan bien hasta los pedos.
De tu dinero, no hagas a nadie cajero.
Dinero, ¿a dónde vas?, a donde hay más.
Dinero ahorrado, barco amarrado.
Dinero ahorrado, dos veces ganado.
Dinero al juego ganado, dinero prestado; a jugar volverás y perderás.
Dinero bien ganado, dinero honrado; y más cuando es bien empleado.
Dinero de canto, se va rodando.
Dinero del avaro, dos veces va al mercado.
Dinero de suegro, dinero de pleito.
Dinero en calderilla, poca y mala musiquilla.
Dinero en la bolsa, hasta que no se gasta no se goza.
Dinero guardado, barco amarrado.
Dinero llama a dinero.
Dinero mal prestado, en el lomo de un venado.
Dinero no falte y trampa adelante.
Dinero olvidado, ni ha merced ni grado.
Dinero que el naipe ha traido, hoy venido y mañana ido.
Dinero que prestaste, enemigo que te echaste.
Dinero que volando vino, se va por igual camino.
Dinero sin amigo, no vale un higo.
Dinero sin caridad, es pobreza de verdad.
Dinero ten y a todo parecerá bien.
Dinero y pecados, cada cual los tiene callados.
Dinero y salud, cuídalos con prontitud.
Dineros de sacristán, cantando se vienen cantando se van.
Dios en el cielo, en la tierra, el dinero.
Dios es omnipotente y el dinero su teniente.
Dios mío: ¡quítame lo pobre! que lo feo se me quita con dinero.
Dos andares tiene el dinero, viene despacio y se va ligero.
El amor y el dinero no pueden estar ocultos.
El asesor financiero, no es quien arriesga el dinero.
El dinero abre todas las puertas.
El dinero al ignorante, lo hace necio y petulante.
El dinero como el chisme, se hicieron para contarlo.
El dinero corrompe al hombre.
El dinero del juego muchos lo tienen, pero pocos lo retienen.
El dinero del mezquino anda dos veces el camino.
El dinero del obrero, entra por la puerta y sale por el humero.
El dinero del pobre dos veces se gasta.
El dinero del pobre, va dos veces a la plaza.
El dinero, del que lo afana; y la honra, del que lo gana.
El dinero del tonto se escurre pronto.
El dinero es buen servidor, pero como amo, no lo hay peor.
El dinero es para gastar y la mujer para tocar.
El dinero hace al hombre entero.
El dinero hace bailar al perro.
El dinero hace lo malo bueno.
El dinero no da la felicidad, pero ayuda.
El dinero no es santo; pero hace milagros.
El dinero requiere tres cosas: saberlo ganar, saberlo gastar y saberlo despreciar.
El dinero sabe a todo lo bueno.
El dinero se ha hecho redondo para que ruede.
El dinero se va al dinero y el holgar al caballero.
El dinero se va y se viene; pero el tiempo ido no vuelve.
El dinero siempre huele a incienso.
El dinero sirve para todo lo malo y hasta para todo lo bueno.
El dinero vaya y venga y con sus frutos nos mantenga.
El dinero y el amor, son dos cosas que no se pueden ocultar.
El dinero y el amor, trae los hombres al derredor.
El dinero y la belleza son difíciles de ocultar.

El dinero y la bolsa, hasta que no se gastan no se gozan.
El dinero y la fama, de quien los gana.
El dinero y la fantasia, son de la misma familia.
El dinero y los calzones, para las ocasiones.
El dinero y la vejez te ponen contra la pared.
El dinero y los santos hacen milagros.
El pan, como hermanos; y el dinero, como gitanos.
El poder y los dineros, son malos consejeros.
El que juega con el tabernero o está loco o le sobra el dinero.
El que monta un negocio y no es pesetero, pronto pierde su dinero.
El que pone al juego sus dinero, no ha de contar con ellos.
El que pone al juego sus dineros no ha de hacer cuenta de ellos.
El que presta a un amigo, pierde el dinero y pierde el amigo.
El que trabaja mucho, no tiene tiempo de hacer dinero.
El ruin consejero, no busca tu bien, sino tu dinero.
El Santo más milagrero es, San dinero.
En todo el mundo entero, llaman señor a quien tiene dinero.
Entre amigos verdaderos, no se miran los dineros.
Entre dinero y honor, el dinero es lo mejor.
Entre el honor y el dinero, lo segundo es lo primero.
Entre salud y dinero, salud primero.
Entre una moza rica y otra pobre, la que más dinero tenga.
Eres más largo que un domingo sin dinero.
Es caballero, no el que tiene caballo, sino el que tiene dinero.
Es mejor deber dinero y no favores.
Faltriquera abierta, el dinero se vuela.
Frailes y monjas, del dinero esponjas.
Gran poder tiene el amor, pero el dinero mayor.
Habiendo don, tiene que haber din.
Hay tres cosas que no se pueden ocultar: el humo, el amor y el dinero.
Hombre refranero, hombre de poco dinero.
Honra y dinero no caminan por el mismo sendero.
Honra y dinero se ganan despacio y se pierden ligero.
Jugar con el tabernero es perder tiempo y dinero.
La labor de enero no la cambies por dinero.
La mujer y el oro, lo pueden todo.
Llama el dinero al dinero y el holgar al caballero.
Lluvias en enero traen año de dinero.
Los encargos con dinero no se olvidan.
Más vale dinero en mano que ilusiones de verano.
Más vale mozo en plaza que dinero en arca.
Más vale suerte que dinero.
Mediando el dinero entre dos amigos, los hace enemigos.
Mendigo y carbonero oficio de pocos dineros.
Mucho dinero, poca virtud; poco dinero, mucha salud.
Mucho dinero y poca educación, es la peor combinación.
Nadie busca ruido con su dinero.
Nadie sería mesonero si no fuera por el dinero.
Ni caza de cazador, ni dinero de jugador.
Ni dineros en mozos, ni armas en locos.
Ni poeta con dinero ni mujer sin pero.
No hay amigo ni hermano, si no hay dinero en la mano.
No hay dinero del suegro que no sea con pleito.
No hay gallina gorda por poco dinero.
No hay mal tan lastimero como no tener dinero.
No hay oficio como el de alfarero, que del barro hace dinero.
No hay tal mensajero como el dinero.
No hay tan buen compañero como el dinero.
No se hace la boda con hongos, sino con buenos dineros redondos.
Nunca habéis oído decir un refrán bien verdadero: quien más sirve en este mundo, el que tiene más dinero.
Nunca tiene razón, aquel que no tiene dinero.
Obra hecha, dinero espera.
Obreros a no ver, dineros a perder.
Oficio ajeno, dinero cuesta.
Oficio de albardero, mete paja y saca dinero.
Oficio nuevo, dinero cuesta.
Para cruzar un río y dar dinero, nunca seas el primero.
Perdiendo tiempo no se gana dinero.
Poco dinero en las fiestas, te puedes echar la siesta.
Poco dinero, poco meneo.
Poderoso caballero es don dinero.
Por dinero baila el perro, y por pan, si se lo dan.
Por mi dinero, empariento con quien quiero.
Por mi dinero entro y salgo, luzco y valgo.
Quien anda con aceite o con dinero, se pringa los dedos.
Quien convida al cantinero o está borracho o no tiene dinero.
Quien dinero tiene, alcanza lo que quiere.
Quien dinero tiene, come barato y sabio parece.
Quien dineros ha de cobrar, muchas vueltas ha de dar.
Quien dineros tiene hace lo que quiere.
Quien dineros y pan tiene, consuegra con quien quiere.
Quien se casa por dinero, no se llama caballero.
Quien tiene dinero, tiene compañeros.
Quien tiene dineros, compra panderos.
Quien trata la mercancía y no la entiende, sus dineros se le tornan de duende.
Recado sin dinero, descanso de mi borrico.
Reinos y dineros no quieren compañeros.
Reñir con quien da ocasión y jugar con quien tiene dinero en el bolsón.
Rico a quien desvela el miedo, ¿de qué le sirve dinero?
Salud y alegría belleza cría, atavío y afeite cuesta dinero y miente.
Santo milagrero es san dinero.
Según es el dinero, es el meneo.
Según sea el dinero será el pandero.
Sensatez, dinero y consejo, del viejo.
Si bien me quieres bien te quiero: no me hables de dinero.
Si das, loco estás; si prestas, al cobrar será la fiesta; y si fías, al llegar el plazo vendrán las porfías.
Si el corazón fuera de acero, no le vencería el dinero.
Si el dinero es fuerte, más lo es la muerte.
Sin el oro y la plata, todo es patarata.
Si no gozo de mi dinero, ¿para qué lo quiero?
Si no pagas lo que debes, y dices que tienes mucho dinero, o eres un tramposo, o eres embustero.
Si no tienes dinero en la bolsa, ten miel en la boca.
Si no tienes dinero, pon el culo por candelero.
Si prestas a un compañero, pierdes amigo y dinero.
Si prestas y das fiado, tú no irás a ningún lado.
Si prestaste, la cagaste.
Si quieres enemigo, presta al amigo.
Si quieres que el ciego cante el dinero por delante.
Si quieres que el dinero no te falte, el primero que tengas no lo gastes.
Si quieres que la gallina cante el dinero por delante.
Si quieres que tu mujer te quiera, ten dinero en la cartera.
Si quieres que tu suegra te quiera, ten dinero en la cartera.
Si quieres tener dinero, guárdalo.
Si quieres tener dinero, quédate siempre soltero.
Si te casas por dinero, siempre estarás en cueros.
Si tienes dinero que te sobre y no tienes caridad, pobre te puedes llamar.
Sobre dinero, no hay compañero.
Socorrer al pordiosero es prestar a Dios dinero.
Suegra y sin dinero, al brasero.
Tu amigo al prestar, tu enemigo al cobrar.
Vecina emprestadera, hace mala alhajera.
Vecino que no presta y cuchillo mangorrero, que se pierdan, ¿qué va en ello?
Vicio nuevo, dinero cuesta.
Ya no bebo vino, porque me cuesta dinero; pero siendo de balde, echa vino tabernero.
Ya se murió el emprestar, que le mató el malpagar.



Volver al Refranero


© Refranero Castellano